Conde Rudi Schönburg, 80 cumpleaños

Conde Rudi Schönburg, 80 cumpleaños

COMPARTIR:

Marbella, 1 Julio 2012.- El Conde Rudi Schönburg celebra su 80 cumpleaños el 25 de septiembre y miembros de la alta sociedad se desplazarán desde diferentes países para festejar junto a él este día tan señalado y brindarán por sus numerosos logros. Además, el Centro de Iniciativas Turísticas, el Ayuntamiento de Marbella y la Asociación Profesional Española de Informadores de Prensa, Radio y Televisión le rendirán un homenaje en el Bulevar de la Fama de Puerto Banús y harán entrega de una estrella por su vinculación y estima a Marbella. Los actos continuarán en la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación donde el Cardenal Amigo Vallejo oficiará una misa que incluirá una maravillosa actuación de música barroca de la Orquesta Colegium Musicum. Seguidamente los invitados serán recibidos en Villa del Mar del Marbella Club Hotel y de nuevo el Conde Rudi recibirá las muestras de cariño y menciones especiales de diferentes personalidades de la ciudad.conde rudi Schönburg

Rudolf Graf von Schönburg, conocido en Marbella como Conde Rudi ha celebrado 56 años en la ciudad desde que un 28 de diciembre de 1956 pisó tierra andaluza por primera vez tras aceptar la oferta que le brindó su primo, el príncipe Alfonso Hohenloe, de ser el subdirector del Marbella Club Hotel. Casado desde 1971 con la princesa Maria Luisa de Prusia, biznieta del emperador Guillermo II, tienen dos hijos, Sofía y Federico, con los cuales lleva una vida feliz y armoniosa en su casa, situada en las colinas de marbella. Es el sucesor en la presidencia del patronato del Colegio Alemán de Juan Hoffman, Consejero del Marbella Club y miembro del Comité Ejecutivo del PP. Asimismo es Presidente Honorario del Colegium Musicum y Hermano Mayor de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Cautivo y María Santísima de la Encarnación y Santa Marta. Después de toda una vida en el Marbella Club es quien representa la propiedad ante los clientes y el único eslabón entre los antiguos tiempos y los actuales.

¿Qué nos contaría de sus primeros años de vida? Nací como cuarto hijo de una familia de ocho hermanos el 25 de septiembre de 1932 en Wechselburg, Alemania, en uno de los castillos de mi familia. La vida me cambió repentinamente cuando en 1945, con la llegada de las tropas soviéticas, mataron a mi padre y obligaron a mi familia a abandonar todas sus propiedades. Nos refugiamos en el suroeste de Alemania, en aquel entonces ocupada por los franceses, donde mi tío el príncipe Max zu Fürstenberg acogió a mi madre con sus ocho hijos menores. Una vez terminada mi formación escolar, me inscribí en la famosa escuela hostelera suiza de Lausanne y me gradué después de tres años de estudio intensivo como Hotelero Diplomado de la Asociación Suiza de Hoteleros.

¿Tuvo más privilegios por un joven aristócrata?Le diré que mi deseo fue aprender el oficio desde cero. Trabajé como camarero en el famoso Palace Hotel de St. Moritz, donde años antes había sido uno de sus huéspedes, y como pinche de cocina en el Hotel Baunivage de Laussane. Después de ampliar mi experiencia en la recepción del Hotel  Vier Jahreszeiten en Hamburgo, el Príncipe Alfonso Hohenlohe me contrató como subdirector de su recién abierto Marbella Club Hotel. Desde el primer momento quedé profundamente enamorado de la que sería pronto mi segunda patria y, en la cual me esperarían continuas ocasiones para añadir un grano de arena al éxito turístico de este paraíso terrestre. Después de un intervalo de dos años en México, donde el Príncipe Alfonso me había llamado para abrir otro club en los años 59 y 60, regrese en 1961 a Marbella para hacerme cargo de la dirección general del Marbella Club hasta el año 83.

Y donde disfrutó de una época dorada, ¿no es así? Como gerente he tenido la gran la satisfacción de haber colaborado en la medida que pude a la fama mundial de este prestigioso establecimiento. En esta época, que efectivamente fue dorada, pasaron por el hotel todos los famosos del momento, artistas, aristócratas, políticos y financieros. Cuando venían al Marbella Club disfrutaban del ambiente que el Príncipe Alfonso quiso desde un principio, una mezcla de hotel y casa privada. Siempre fue nuestro máximo interés al igual que preserva la naturaleza del lugar.

conde rudi Schönburg

¿Qué le hizo dejar durante diez años la que usted denomina su segunda casa? Para mi Marbella Club es como mi hogar Quinta Maria Luisa; en la primera casa vivo y en la segunda duermo. Me fui del hotel porque me opuse al estilo de dirección que la propiedad del momento quería realizar. Un estilo aplicable a las grandes ciudades, pero no a un resort y en ese momento inicié otros proyectos, el último el Club de La Zagaleta. En el año 92 cuando David Chamoon pensó en comprar la propiedad del Marbella Club a los hijos de Al Midani me llamó para decirme “si vuelves, compro el hotel porque quiero que sea igual de bonito que fue siempre y para eso te necesito a ti ”. En el 93 empezó mi segunda etapa para cumplir los 38 años en la que usted recordaba como si mi segunda casa. Represento la propiedad antes los clientes, asesoro en materia hotelera a Chamoon y, por supuesto, me he responsabilizado de que sus jardines sean los mejores de la ciudad como lo deseo siempre mi primo Alfonso.

¿Ha sido un trabajo reconocido? Sí, y en este sentido me gustaría destacar dos momentos que me hicieron muy feliz, cuando fui elegido Presidente de la Delegación Hispano Portuguesa de la Asociación Relais & Châteaux y cuando el gobierno español, a través de la Secretaría General de Turismo, me impuso la Medalla de Plata al Mérito Turístico. Recientemente, con motivo de mi 75 cumpleaños, Chamoon ofreció una fiesta entrañable en la que reunió a todos mis amigos. Una noche para dar las gracias por tantas cosas…

conde rudi Schönburg

Siempre se ha desenvuelto en las altas esferas pero sin olvidar el pueblo llano, ¿por qué? Por mi entusiasmo con la gente, tradiciones y costumbres del pueblo de Marbella que siempre me ha mostrado tanto cariño. Es por eso que siempre he colaborado con las hermandades, parroquia y en los problemas sociales de la ciudad. Antes recordé dos momentos importantes en mi trayectoria profesional y ahora lo hago en relación a mi vida espiritual. Fui elegido en dos ocasiones Presidente de la Agrupación de Cofradías de Marbella y Ojén. Soy del pueblo llano pero acostumbrado a las altas esferas por mis raíces. Me siento como un hijo adoptivo de Marbella.

¿Por cuántas etapas considera que ha pasado Marbella desde que llegó un 28 de diciembre de 1956? La ciudad ha tenido cinco etapas muy marcadas. La primera, que defino como la pionera, hasta el 61. Luego llegó la época dorada, que vivimos durante los años 60. Le siguió la etapa gloriosa que abarcó toda la década de los 70. Una cuarta que tuvo lugar hasta principios de los 90, y que me gusta denominar la de los administradores, personas que se hicieron con ciertas responsabilidades y que no tenían ningún vinculo con Marbella. Por último, una época de renacimiento.

¿Es momento de agradecimientos? Si, de dar las gracias a Dios y a todas las personas que tanto me han cuidado en estos 80 años.

TODAS LAS FOTOS DE LOS ACTOS CON MOTIVO DE SU 80 CUMPLEAÑOS EN ESTE ENLACE… https://www.marbellachic.com/eventos/estrella-en-el-bulevar-de-la-fama-para-conde-rudi/

Jacqueline Campos   Fotos: Cedidas Hotel Marbella Club

COMPARTIR:


Translate »